Sofia, diseñadora textil

Sofia es la creadora de las joyas de tejidos Lanaria. Jugando con la metafora de lo que parece y lo que es, creando joyas de lana que parecen cadenas de metal. Hechas de tejido, tienen la ventaja de ser elegantes, livianas y suaves.
Las creaciones enfatizan la complementariedad entre diseño, arte y artesanía, guiada la misma, por la identidad de la creadora en la inspiración, la producción y la experiencia de venta.
Nos encontramos en un café del barrio Colegiales, algunos días antes de que se vaya para la feria de artesanía en Milan.
 ¿Podrías hablarme un poco más de los productos Lanaria? 

Los productos crean un juego entre los sentidos de la vista y del tacto. Eso permite desarrollar una relación intima con el collar jugando con las sensaciones. La idea está a la vista. Viendo los collares, la gente se acerca y quiere tocar. Incluso los hombres se interesan y deciden solos comprar uno para regalarlo.

Me inspiran mucho los materiales, las texturas. Después se traducen en lo que dicen mis joyas.

Me inspiré también en los collares largos usados en los años 20, y sobre todo en el gesto de interactuar con el accesorio. La idea era rescatar este gesto ofreciendo la posibilidad de interactuar más, usando los collares de muchas maneras, componiendo varios para crear uno más largo, jugando con distintos colores…

Además, siempre me inspiro en la naturaleza. De hecho, « lanaria » es una planta que crece en Africa. Suena como el universo.

 ¿Cuál es el rol del diseño? 

Encontré a una sociologa y eso me permitió reflexionar sobre lo que estoy haciendo y tomar el tiempo para mirar atrás. Volví a pensar en cómo comunicar los productos, cuál es el rol del diseño para mi, cómo me lo tomo y lo llevo adelante.

El diseño tiene que poder ser consumido y accessible para más gente.

Creo en el proceso de democratización de la moda y del diseño. Antes el diseño era principalmente de autor, exclusivo, « de elite », por sus características, sus materiales, su uso, las ocasiones de uso, o sus precios.

Pertenezco a una generación que piensa el diseño de una nueva manera.

¿Qué te hace más feliz

Estar haciendo algo que se acerca a mis valores, eso me llena. También tener la posibilidad de elegir con quien quiero trabajar y de qué manera quiero hacerlo. Y construir mi propio modo de vida.

¿Con quién trabajas

Trabajo junto con mi mamá. Ella me ayuda a tejer. Yo, además de tejer, hago las terminaciones y lo relacionado al emprendimiento de la marca. Con el tiempo, trabajar juntas, empieza a ser un vinculo que nos acerca más.

Este año fue muy difícil en Argentina. En este panorama muy adverso y de incertidumbre, sentí la necesidad de conectarme con otros diseñadores de la misma escala para expandir la marca, hacerla crecer. La meta es armarse una red sólida con garantía de trabajo ético. Reunir los diseñadores, los talleres y los lugares de comercialización permite fortalecernos.

¿Cómo evolucionó tu trabajo

Con el tiempo fuimos ajustando mucho la producción. Los procesos se quedan muy artesanales. Ya simplifiqué la parte del tejido. El cierre de imán es más practico también para hacer terminaciones.

¿Cómo elegis los lugares de distribución

Elijo en función de la confianza y de mi feeling con el dueño de la tienda. Busco que pueda transmitir la historia del producto como si estuviese yo vendiendo. Y también, averiguo cómo son cuidados los productos.

¿Qué experiencia de compra ofrecés?  

Vendo también en ferias. Allí puedo ver la reacción de la gente. No salgo de mi asombro. La verdad que es hermoso e inesperado. Nunca fui muy consciente de que podía generar esas cosas. De hecho me pasa bastante, que muchas personas se enamoran del producto pero no los usan ellas; lo regalan. Porque a pesar de que no se ven en su estilo diario con estos collares, igualmente comparten la historia del producto para llevársela al otro.

Generalmente estoy yo presente relacionándome con la gente, explicando mi historia. Fortalece lo artesanal. Aconsejo mucho a las personas que compran, para que se traduzca en algo que seguro van a usar y a disfrutar. No tiene necesariamente que ver con vender más, sino con vender mejor.