Irma, ceramista

La cerámica es un arte sensible que necesita sus tiempos.

Irma Jimenez es ceramista, dueña del taller Huellas de agua en la Roma Norte. Tuve la suerte de aprender cerámica con ella durante un mes. Es una actividad adictiva ya que unas técnicas básicas ofrecen una oportunidad de creación infinita. Irma sabe transmitir la magia de la cerámica, transformando la materia prima en sus expertas manos, da la impresión que todo es posible. Esta sensación te hace dar ganas dd hacer rápidamente las cosas. Irma dice que su clase podría transformarse en clase de yoga siempre recordando tomar tiempo y respirar profundamente.

Cuando entras en el taller, el olor a barro, los colores naturales de las piezas ya hechas, la sonrisa de Irma y las charlas de la gente, hacen que te sientas bien, que te sientas a gusto. Me deslumbran todos los esmaltes creados por ella misma.

Estoy fascinada por la cerámica, es una mezcla de trabajo entre el arte, el diseño y la artesanía, lo cual representa justamente el punto clave de mis interrogaciones por el momento. Por eso elegí compartir en esa entrevista la platica que tuve con ella.

¿Porque elegiste hacer cerámica?

Soy pintora de formación. Pinte muchos años. Entré en una óptica y pintaba prótesis de ojos y ojos para museo de cera. Allí conocí a dos chicas trabajando en un taller de cerámica. Decidí estudiar cerámica, en los exámenes me fue bien. Trabajé y estudié cuatro años como decoradora de cerámica. Por la mañana estudiaba y por la tarde trabajaba en la fabrica.

Después, trabajé 14 años en el taller de una amiga de mi profesor de cerámica. Aprendí mucho más que en la escuela. Hacía todo, desde la limpieza hasta los esmaltes. Preparaba las pastas, cargaba el horno… Con ella aprendí muchísimo a manejar un taller.

En la fábrica me gustaba todo y me encantaba pintar.

En el taller lo que más me gustaba era la cargada del horno. Me gusta mucho cuando abro el horno, sobre todo cuando es la cargada de esmalte. Cada vez es como una sorpresa, ver lo que quedó bien o no.

Cuando abres la puerta del horno, es el momento emocionante de la cerámica.

Abrí el taller Huellas de agua con un socio hace tres años. Siempre quería tener mi propio taller. Obtuve el secunda puesto del premio nacional de cerámica en Guadalajara. Con este dinero compré el horno, que es lo más difícil para empezar un taller.

Es un taller pequeño. Trabajo con diseñadores para proyectos pequeños y con restaurantes. Por ejemplo el hombre que vino esta mañana quería 70 piezas para abrir su restaurante.

¿Que te hace más feliz?  

Cuando estaba trabajando en la fábrica, muchos querían que de clase, pero pensaba que no tenía bastante paciencia. Ahora, dar clase me gusta mucho, es lo que me hace feliz la verdad. Cuando alguien te dice que le gusta el taller, que le gustan las piezas, me hace sentir bien. Me gusta compartir todo lo que sé.

¿Cuales son las habilidades necesarias?  

Solo se necesita las ganas. Todo el mundo puede hacer cerámica. A algunos les costara más trabajo que otros pero lo harán.

 

Taller Huellas de agua

Taller Huellas de Agua

¿Como se diferencia tu trabajo del de los artesanos?  

Adaptas las técnicas a los materiales que tienes (el barro, el horno…) Adaptas también las formas para que sean más modernas. Tengo mucho respeto por los artesanos. No me metería a copiar lo que hacen aunque me inspiren muchísimo.

¿Puedes describirme el proceso de creación cuando recibes un pedido? 

Los clientes traen una idea en general. A partir de ahí voy trabajando el diseño, la forma y el color. Trabajo con ellos para que le quede a su gusto. Hago muchas pruebas ya que es un arte muy sensible. Los diseñadores tienen una idea vaga de lo que es la cerámica. Primero me siento con ellos para explicarles todo el proceso y los tiempos. La cerámica necesita sus tiempos, y evoluciona con el clima. Por ejemplo, cuando hace frío y llueve, dos meses para 70 piezas no es bastante porque las piezas toman más tiempo para secar, los moldes son rápidamente húmedos… Ahora que hace calor, no hay problema

A veces el clima no te ayuda y te hace atrasar el trabajo un poco pero el proceso es el mismo.

¿Que me aconsejas para llevar a cabo mi proyecto? 

Platicar con diseñadores es bueno, pero creo que los artesanos te van a enseñar más. Tienen más conocimiento del material, desde que nacen están rodeados de los materiales.